Bancos que asumen gastos de formalización

Son numerosas las entidades financieras que han decidido comenzar a repartir los costes relativos a los gastos de formalización con el objetivo de que el solicitante no sea el único en abonar la totalidad de los gastos, ya que en algunas CCAA pueden llegar hasta los 4.000 euros de media por una hipoteca de 160.000 euros. Según nuestra experiencia  algunos de los bancos que asumen gastos de formalización son BBVA, Bankia, Bankinter o ING, y no sólo eso sino que en algunos casos han decidido devolver al cliente parte de lo abonado en la formalización del mismo. No obstante, todavía son numerosos los bancos que siguen esperando a que sea el cliente quien les reclame vía judicial la devolución por dichos conceptos.

Esta nueva dinámica supone que aquellos bancos que asumen gastos de formalización están modificando las cláusulas hipotecarias relativas a los gastos de formalización de la hipoteca, y se hacen cargo de una parte para evitar posibles reclamaciones en el futuro.

¿Qué ocurre con la principal partida del impuesto de actos jurídicos documentados?

El principal gasto de formalización de un préstamo hipotecario es el impuesto de actos jurídicos documentados que en algunos casos suele suponer el 70% de los gastos. A este respecto hay que decir que ningún banco asume el pago de la misma en reclamaciones judiciales o extrajudiciales, ya que es la partida más discutida en los pleitos que se han interpuesto hasta la fecha, debido a la confusa regulación legal de la misma.  A dicho importe, que es el más elevado, hay que sumar los gastos del notario (unos 800 euros), los gastos de la gestoría (300 euros aproximadamente), y el coste del registro, que supone 375 euros.

Nuestra recomendación frente

Desde Abogados Muñoz Fumanal recomendamos esperar a que se pronuncie la Audiencia provincial respecto de las apelaciones existentes de sentencias de primera instancia, y en especial de las resoluciones que el Tribunal Supremo a buen seguro sacará en breve plazo al objeto de asegurar las costas del procedimiento para que el cliente pueda recuperar el 100% del dinero abonado por los gastos de formalización.